Buscar
  • labutacaeditorial

TALLERES DE NARRACIÓN ORAL

Actualizado: 12 de feb de 2019


Estamos al inicio de un nuevo año, lleno de expectativas, llenos de ilusión por un mejor año cada vez, en el que nuestro oficio se siga difundiendo, ampliando y podamos los narradores orales seguir sintiendo ese maravilloso cosquilleo que nos acompaña antes, durante y después de cada contada, a veces ese cosquilleo se convierte en punzada, en mordidas aterradoras, en pavor pre-escénico, pero, aun así, nos encanta y nos anima a continuar con este bello oficio, ya sea profesional o pasatiempo.


Uno de los elementos que más nos ha preocupado, creo que a todos los narradores, es la continuidad del oficio, los que nos heredarán en el tiempo, cercano o lejano ¿Quiénes serán? ¿De dónde saldrán? ¿Cómo aprenderán? ¿Quién les enseñará? Y claro a todos nos gustaría que se pareciera, aunque sólo sea un poco, a lo que cada uno en su carrera ha descubierto, o ha ido creando, los conceptos que ha formado desde el conocimiento y la experiencia; algunos incluso, creen que deberían ser aplaudidos y acogidos como verdades universales y verdaderos creadores del todo, del universo de la Narración Oral.


Hasta ahora no existe un centro de formación en este arte, como sí en artes plásticas, música, danza, literatura, teatro, etc., que han creado unos cánones más o menos aceptados a nivel universal, como los elementos o conocimientos esenciales para iniciar una formación o para expedir un título, así que en cada pueblo, ciudad o país, se deben apañar con lo que haya, desde formaciones empíricas, que generalmente nos conducen por un camino unidireccional, o al cuidado de un maestro que ya tiene su trayectoria y su conocimiento comprobado en el mismo escenario, no siempre con los elementos pedagógicos para transmitir ese saber.


Es así, como, especialmente al inicio de cada año, y este no es la excepción, que vemos anunciados una cantidad enorme de talleres de formación, cursos relámpagos, talleres más extensos, talleres especializados, temáticos, de iniciación, de continuación, de especialización, cursos de 4 horas, de 12, de 20, de 100. Una profusión para todos los gustos, para todas las necesidades y calidades. Hemos conocido infinidad de talleres que apenas sí recorren superficialmente los misterios profundos de la narración y expiden certificado de narrador a los ilusionados aspirantes que salen con su papel en la mano sintiéndose profesionales en un arte complejo. Talleres de cantidades enormes de personas que reciben infinidad de conceptos sin oportunidad de practicarlo de un modo real. Talleres que dictan códigos y claves exactas, verdades absolutas sobre el arte, en fin, situaciones que huelen más a estafa que a formación o altruismo.


También hemos visto algunos “Narradores” apenas en formación o acaso con un taller, que ofrecen o aceptan solicitudes de dictar talleres, tratando de reproducir lo que aún no han asimilado, lo que aún no han aprendido verdaderamente, pero lo poseen en el último documento que recibieron en el último o único taller. Festivales, universidades, o eventos que irresponsablemente les piden o les aceptan talleres a estas personas que no han aprendido desde adentro, de la experiencia, desde la reelaboración por años o décadas.


A veces me pregunto si este interés por dar talleres obedece ciegamente al deseo de transmitir los pocos conocimientos con el afán de que se amplíen y se difunda, u obedece más a la necesidad económica y social de unos ingresos, en época difícil, o de figurar como maestros. No puedo ni quiero juzgar a ninguno de los colegas que ofrece sus conocimientos a los que lo soliciten, Yo mismo y mi entidad lo está haciendo, pero sí me gustaría que en algún rincón del espíritu de la narración existiera un filtro, una selección de los maestros, o al menos instructores de este arte, un canon mínimo, amplio, pero efectivo para este aprendizaje, que no sea una camisa de fuerza, no una verdad monolítica, pero sí un mapa, en el que todos los que nos siguen en el relevo generacional puedan explorar, conocer, aventurarse y ampliar cada vez esos mapas.


Les deseo a todos los colegas, muchos éxitos en sus talleres, cursos, charlas y que todos tengamos la honestidad para saber si estamos listos para transmitir, desde nuestra ignorancia, lo pocos conocimientos que tenemos, especialmente para que cada discípulo tenga las herramientas y los mapas para su propia búsqueda. Escrito por: Jota Villaza


0 vistas
Logo La Butaca Editorial-01.jpg
 
Logo La Butaca Editorial-01.jpg

23906104

©2018 by la Butaca Editorial. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now